Como enseña la Filosofía Perenne, el Guerrero sabe que la mente es una excelente esclava pero una cruenta ama. Por ello la importancia de utilizarla correctamente.
En la mayoría de personas, en los “tontos” la mente muy escasamente es utilizada correctamente, la mas de las veces es utilizada de modo improcedente, tornándose negativa, destructiva… pero en la inmensa mayoría de casos, la mente ha tomado el control y ella mas bien nos controla, sobre todo desde su parte inconsciente.
Siendo la mente un “producto” adquirido, muy diferente del SER que somos, siendo la mente un producto de la sociedad y enteramente condicionada… ha terminado tomando el control ocasionado un grave problema en la humanidad… pues la mente tenía su lugar entro del diseño humano, sirviendo tanto fines de supervivencia, convivencia y uno mayor, la trascendencia.
Pero estando las cosas como están, la mente apenas si sirve puyes está poniendo en peligro la supervivencia humana atetando contra el planeta, la convivencia también siempre amenazada con guerras y violencia… y para su fin mayor, la trascendencia… es muy, pero muy escasamente utilizada.
LA LIBERTAD
El GUERRERO sabe que LA LIBERTAD COMIENZA cuando se da cuenta de que no es sus pensamientos ni la ni el pensador. Saber esto le permite separarse de esa parte adquirida y mirarla. En el momento en que empieza a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior. Empieza a despertar.
Entonces empieza a tener vislumbres de algo que está más allá, de la “otredad”, de la otra orilla… y que todas las cosas verdaderamente importantes —la verdad, el bien, la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna— surgen de ese nivel, de ese plano más allá dela mente.
LA BUENA NUEVA
La buena nueva que te trae el Guerrero, es que puedes liberarte de tu mente, separarte, desidentificarte de ella… ahora mismo.
Una historia Zen.
Un serio joven se encontraba confuso por los conflictos de la vida.
Acudió a muchas personas buscando una solución interior a las discordancias que le preocupaban, pero continuo
sintiéndose agitado.
Una noche, en una cafetería, un auto-ordenado Maestro Zen le dijo: “Ve a la mansión en ruinas que encontrarás en esta dirección que te he escrito. No hables con los que viven allí;
debes permanecer en silencio hasta que la luna salga mañana por la noche. Dirígete a la habitación grande que hay a la derecha del recibidor principal, adopta la posición del loto sobre los escombros que hay en el rincón del noreste, ponte de cara al rincón, y medita”.
Hizo como le había dicho el Maestro Zen. Su meditación fue interrumpida frecuentemente por preocupaciones. Le preocupaba si el resto de la cañería del cuarto de baño del segundo piso caería para unirse al resto de tuberías y escombros sobre los que estaba sentado. Se preocupaba por cómo podría saber cuándo la luna habría salido a la noche siguiente. Le preocupaba lo que decía de él la gente que entraba en la habitación.
También cruzaban por su mente recuerdo de ofensas que le habían hecho, algunas cosas que debió haber realizado y no hizo… y cosas que no debía haber realizado pero las hizo…
Lo asaltaban sus dudas, sus temores, y por su puesto su gran preocupación de lo que sería de su vida en el futuro, también el qué pensarían si lo vieran ahí sus amigos, las cuentas que tenia por pagar, las llamadas postergadas, la morena de anchas caderas… su incipiente biblioteca, los poderes yógicos…
Mas, tanto sus preocupaciones como su meditación fueron interrumpidas cuando, tras un ruido de agua y cañerías y como si fuera una prueba a su fe, cayeron gran cantidad de excrementos sobre él desde el segundo piso.
Aun no salía de su estupor cuando en ese momento entraron dos personas en la habitación. Una preguntó a la otra quién era el hombre que estaba sentado allí. El otro contestó: “Parece ser un hombre que aspira a la santidad”. El otro dijo: “mas bien parece alguien que tiene llena su cabeza llena de mierda”
Oyendo esto, el hombre fue iluminado.

Escucha un fragmento del audio Libro…

https://www.jorgehandabakag.com/?product=audio-libro-ser-impecable-el-camino-del-guerrero

https://www.jorgehandabakag.com/?product=ser-impecable-el-camino-del-guerrero